FUSIONES Y ADQUISICIONES. COMPRAS APALANCADAS (LBO)

Los “Leveraged Buy-out” (LBO)

Un proceso muy característico en las fusiones y adquisiciones es la compra apalancada o LBO. Este consiste en crear un vehículo especial o empresa instrumental (SVP), endeudarlo y con el dinero obtenido comprar la empresa objetivo. Es con la tesorería de esta última con la que se pagará la deuda de la empresa vehículo.

Generalmente, las empresas objeto de un LBO no suelen cotizar en bolsa, o en su caso es frecuente que dejen de hacerlo para pasar a ser gestionadas por los compradores. Más adelante suelen volver a cotizar en los mercados, pero después de haber tenido una gestión más profesional. Estas empresas suelen ser compañías familiares, en las cuales el fundador está a punto de jubilarse o abandonar la empresa, o bien empresas que requieren de financiación para sus proyectos de expansión.

Mediante un LBO el promotor de la transacción adquiere el control de las acciones de otra compañía, empresa objetivo y utiliza un gran cantidad de deuda para financiar la compra (entre un 50% y un 80%). Los activos de la empresa objetivo son utilizados como garantía para la devolución de la deuda utilizada. El promotor, generalmente una empresa de Capital Riesgo, realiza la compra desembolsando una mínima cantidad de dinero, financiándose principalmente con deuda que será amortizada con los flujos de caja (cash-flow) de la empresa objetivo.

 Los LBO suelen adoptar la forma de Fusión Triangular, por lo que utilizan la sociedad instrumental  para obtener el dinero suficiente para comprar la empresa objetivo. Las empresas objetivo deben cumplir una serie de requisitos para ser candidatas a un LBO, estos son:  bajo nivel de deuda; flujos de caja estables, activos tangibles que puedan ser usados como garantía; potencial de crecimiento; empresas infravaloradas.

Un LBO exitoso puede proporcionar a una pequeña empresa unas ciertas ventajas. Por un lado, puede aumentar el compromiso y el esfuerzo de gestión porque los directivos tendrán una mayor participación accionaria en la empresa involucrándose más en el éxito de la misma. Asimismo, la empresa objetivo suele recibir una oferta que valora significativamente al alza la cotización de sus acciones y los accionistas reciben  el dinero resultante de la empresa salida de la fusión.  Asimismo, otra ventaja potencial consiste en que, a menudo, los LBO pueden revitalizar empresas maduras. Mediante el aumento de la capitalización de la compañía le permitirá mejorar su posición en el mercado.

“Sólo los que se arriesguen yendo lejos podrán, posiblemente, descubrir hasta dónde se puede llegar”.- T. S. Elliot.

ATICA BUSINESS BROKERS es una firma especializada en la compra venta de empresas, le acompañamos durante todo el proceso, con rigor, ética y profesionalidad.